Pages Navigation Menu

Oportunidades de Negocios en el Arte

01-Vesuvius-1985-Andy-Warhol

“Los artistas de mueren de hambre” es una falacia en esta generación milenialista; con las redes sociales actuando como un gran showcase para los diferentes géneros y medios artísticos, un artista independiente puede darse a conocer con relativa facilidad, acumular fama, y eventualmente lanzarse al mundo como una nueva sensación con exposiciones y eventos.

Las oportunidades de negocios surgen mediante el financiamiento de estos talentos emergentes; cuestión que iniciativas virtuales como  Patreon   y  Kickstarter  (por citar unos ejemplos) hacen muy bien, permitiendo el uso de sus plataformas a estos artistas para captar un income mediante el micro-financiamiento de usuarios comunes.

Estos usuarios comunes, a su vez, reciben beneficios tangibles; como en el caso de los videojuegos donde reciben un “Early Access” y créditos como probadores y colaboradores. En sí, no se trata de inversiones desde un punto de vista tradicional; por lo que no se podría hablar de una oportunidad de negocios sino de una transacción simple.

La oportunidad de negocios surge cuando se dispone del capital y los medios necesarios para sentarse con el artista emergente; el contacto se logra mediante su “descubrimiento” a través de las redes sociales (“scouting”), y la negociación directa con él o ella.

¿Pero en qué consiste la negociación? Depende del modelo que se quiera utilizar; podría variar desde el endorsement en el cual el artista se encarga solo de seguir produciendo sus piezas, financiado por el inversionista, a cambio de una mención publicitaria que podría evolucionar hasta convertirse en la organización y auspicio de eventos, o incluso a que el artista se convierta en imagen de la empresa.

La ventaja del endorsement de un artista independiente yace en que, dependiendo del marco legal del país en el que se encuentre, la inversión podría ser considerada parte de “responsabilidad social”, y por ende, deducible del pago de impuestos.

Otra opción es la inversión directa en las obras de arte; este es el modelo de negocios utilizado por muchas galerías de arte en las que compran obras y las mantienen almacenadas mientras se revalorizan. Esta inversión directa no carece de riesgos, pues las obras podrían bajar de precio si el artista es desprestigiado por algún motivo que se escape de las manos del inversionista.

Una tercera oportunidad de negocios se encuentra en el product placement publicitario; el artista debería incluir la marca del inversionista de manera positiva y prominente dentro de su obra (cuestión sencilla especialmente en medios audiovisuales – cine y videojuegos), pero esto debería ir acompañado por una campaña publicitaria tradicional para mantener el factor de reconocimiento de marca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *